Cuidados de plantas
Cómo ayudar a florecer a las plantas de interior
Cuidados básicos
Luz de las plantas de interior
Riegos de las plantas de interior
Húmedad de las plantas
Trasplante de plantas de interior
Fertilización de las plantas de interior
Temperatura de las plantas
Período de reposo de las plantas de interior
Problemas frecuentes con las plantas
Plantas medicinales
Plantas medicinales adelgazantes
Plantas medicinales afrodisíacas
Plantas medicinales antidepresivas
Plantas medicinales antiinflamatorias
Plantas medicinales depurativas
Plantas medicinales relajantes
Plantas de interior
Espatifilo
Ficus Benjamina
Kentia
Tronco de Brasil
Tipos de plantas
Tipos de plantas según el tamaño
Tipos de plantas según la reproducción
Plantas vasculares
Plantas no vasculares
Reproducción de las plantas
Reproducción de las plantas con flores
Polinización
Fecundación
Germinación
Reproducción de las plantas sin flores
Bonsáis
Cuidados de bonsáis
Poda de bonsáis
Poda de mantenimiento de bonsáis
Poda estructural de bonsáis
Bonsái Carmona Retusa
Bonsái Olivo
Bonsái Ficus Retusa
Bonsái Ficus Carica
Imágenes de plantas
Fondos de plantas
Fotos de plantas
Dibujos de plantas

Cuidados de plantas Cuidados básicos


Cuidados básicos de las plantas de interiorAunque son plantas que cultivamos en el interior de nuestros hogares, las plantas de interior necesitan casi los mismos cuidados que las plantas que se encuentran en su entorno natural. En las siguientes líneas analizaremos los cuidados básicos que necesita una planta de interior para que ésta crezca saludable. Los factores principales para conseguirlo son los siguientes:

Iluminación

Ninguna planta puede vivir sin luz. La iluminación es esencial para las plantas porque sintetizan sus nutrientes gracias a la influencia de la luz solar. Por ello debemos colocar las plantas en los lugares más iluminados de la casa, por lo general cerca de las ventanas. La exposición ideal para las plantas de interior es cerca de una ventana orientada al este.

Si no tenemos la suerte de contar con mucha luz natural, la iluminación artificial puede ser una gran alidada. Hablamos de tubos fluorescentes, lámparas de mercurio o de sodio, etc. Esta alternativa no es la mejor para la planta, pero puede suplir a la luz natural.

Temperatura
La mayoría de las plantas de interior pueden soportar la temperatura de nuestros apartamentos, pero no llevan bien el exceso de calefacción ya que las reseca. Debemos vaporizar el follaje de las plantas si el ambiente sube por encima de los 18 ° C. Una de las cosas más importante a evitar son las corrientes de aire.

Generalmente las plantas presentan durante el invierno un reposo vegetativo, lo que requiere una disminución de la temperatura de unos pocos grados. En el caso de las plantas de flores, éstas requieren un cambio en la temperatura de 2-3 grados entre el día y la noche. Para conseguirlo, existen calentadores con un regulador de termostato.

Para que las plantas no se sequen debemos mantener la humedad alta, sobre todo cuando hace mucho calor o cuando tenemos puesta la calefacción. Para ello vaporiza el follaje regularmente.

Riegos y fertilizantes

No hay una regla específica para el riego de las plantas de interior. Éste varía dependiendo de la humedad ambiental, la temperatura, etc. No obstante el riego tiene que ser regular y debemos esperar hasta que la superficie de la tierra se seque antes de volver a regarlas.

Un exceso de agua en las plantas de interior provocará rápidamente la descomposición de la planta. Una hora después de regar, drena el agua que quede en el plato debajo de la maceta. Y riega la planta con agua blanda

En cuanto a los fertilizantes, utiliza fertilizantes especiales biológicos que cuidan mejor la salud de las plantas. Si quieres adquirir productos de este tipo, puedes hacerlo en este portal online de plantas y jardinería.

El uso de fertilizante se hace durante el período de crecimiento de la planta, sobre todo entre los meses de marzo y septiembre. Una dosis de nutrientes cada 15 días es más que suficiente. En cualquier caso, nunca excedas la dosis prescrita en las cajas de los productos.

Síntomas más frecuentes y remedios

¿Los tallos de la planta se marchitan y se tumban en exceso? Les falta luz. Coloca las plantas más cerca de la ventana o coloca iluminación artificial.

¿La planta se marchita y las hojas se vuelven amarillas? Puede ser por exceso o por falta de riego. Si es por exceso, deja que la tierra se seque antes de regarla. Si es por el caso contrario, riega la planta con más regularidad.

¿El follaje se vuelve amarillo y cae gradualmente? ¿Los bordes de las hojas están secos y presentan un tono marrón? ¿El crecimiento de la planta se ha ralentizado? Le falta humedad a la planta. Rocíala con agua con regularidad y sepárala de las fuentes de calor.


  

Aviso legal