Cuidados de plantas
Cómo ayudar a florecer a las plantas de interior
Cuidados básicos
Luz de las plantas de interior
Riegos de las plantas de interior
Húmedad de las plantas
Trasplante de plantas de interior
Fertilización de las plantas de interior
Temperatura de las plantas
Período de reposo de las plantas de interior
Problemas frecuentes con las plantas
Plantas medicinales
Plantas medicinales adelgazantes
Plantas medicinales afrodisíacas
Plantas medicinales antidepresivas
Plantas medicinales antiinflamatorias
Plantas medicinales depurativas
Plantas medicinales relajantes
Plantas de interior
Espatifilo
Ficus Benjamina
Kentia
Tronco de Brasil
Tipos de plantas
Tipos de plantas según el tamaño
Tipos de plantas según la reproducción
Plantas vasculares
Plantas no vasculares
Reproducción de las plantas
Reproducción de las plantas con flores
Polinización
Fecundación
Germinación
Reproducción de las plantas sin flores
Bonsáis
Cuidados de bonsáis
Poda de bonsáis
Poda de mantenimiento de bonsáis
Poda estructural de bonsáis
Bonsái Carmona Retusa
Bonsái Olivo
Bonsái Ficus Retusa
Bonsái Ficus Carica
Imágenes de plantas
Fondos de plantas
Fotos de plantas
Dibujos de plantas

Cuidados de plantas Riegos de las plantas de interior


El riego es importantísimo en el cuidado de las plantas de interior y por desgracia, se cometen muchos errores en este aspecto: o demasiada  agua o no la suficiente. Lo primero que tenemos que saber es que de estos dos errores, el más grave es el exceso. Una planta falta de agua puede salvarse. Una anegada seguramente se pudrirá y morirá.

Las plantas adaptadas a las regiones áridas, como los cactus o las plantas suculentas, soportan mejor la falta de agua. Sin embargo, a este tipo de plantas les hace falta un riego más frecuente en verano, porque sus condiciones de crecimiento son máximas.

La mayoría de las plantas de interior necesitan ser regadas cuando la superficie de la tierra está seca al tacto (no quiere decir que se deje resecar).  Evita los riegos frecuentes y superficiales y hazlos sólo cuando sean necesarios. Riega toda la superficie del suelo, hasta que el agua fluya a través de los agujeros de drenaje, y elimina el exceso de agua unos pocos minutos más tarde, porque la planta no puede vivir en un plato lleno de agua, ya que se pudrirán automáticamente las raíces.

Cuidados de las plantas de interior: Riego

Usa siempre agua a temperatura ambiente, ya que el agua fría inhibe el crecimiento y mancha las hojas de varias plantas. Además, cuidado con el cloro del agua: algunas plantas son muy sensibles al cloro del agua potable. Si usas agua de grifo, déjala reposar un día antes de su uso para que el cloro pueda evaporarse.


  

Aviso legal