Cuidados de plantas
Cómo ayudar a florecer a las plantas de interior
Cuidados básicos
Luz de las plantas de interior
Riegos de las plantas de interior
Húmedad de las plantas
Trasplante de plantas de interior
Fertilización de las plantas de interior
Temperatura de las plantas
Período de reposo de las plantas de interior
Problemas frecuentes con las plantas
Plantas medicinales
Plantas medicinales adelgazantes
Plantas medicinales afrodisíacas
Plantas medicinales antidepresivas
Plantas medicinales antiinflamatorias
Plantas medicinales depurativas
Plantas medicinales relajantes
Plantas de interior
Espatifilo
Ficus Benjamina
Kentia
Tronco de Brasil
Tipos de plantas
Tipos de plantas según el tamaño
Tipos de plantas según la reproducción
Plantas vasculares
Plantas no vasculares
Reproducción de las plantas
Reproducción de las plantas con flores
Polinización
Fecundación
Germinación
Reproducción de las plantas sin flores
Bonsáis
Cuidados de bonsáis
Poda de bonsáis
Poda de mantenimiento de bonsáis
Poda estructural de bonsáis
Bonsái Carmona Retusa
Bonsái Olivo
Bonsái Ficus Retusa
Bonsái Ficus Carica
Imágenes de plantas
Fondos de plantas
Fotos de plantas
Dibujos de plantas

Plantas de interior Kentia


Kentia
Plantas de interior: Kentia

Familía:Arecaceae

Dimensiones:
- Altura 2'50 metros
- Anchura: 1'80 metros

Exposición: Luz directa. Pleno sol

Crecimiento: Vigoroso

Follaje: perenne

Florescencia: En forma de "V"

Al ver la foto seguro que has reconocido a esta planta de interior. Y es que la Kentia es seguramente la palmera de interior más extendida que hay. Y es que esta planta aguanta muy bien las atmósferas secas de los interiores, la luminosidad débil y tiene pocas necesidades de agua. Es una palmera de interior de hoja perenne. Cultivada en el exterior, en un clima cálido, puede llegar alcanzar los 20 metros de altura, con unas hojas de 4 metros de longitud. Pero tranquilo, en las casas alcanza como mucho los 3 metros de altura.

Es una palmera muy resistente (requiere pocas atenciones) y muy elegante. Éstas son dos de las principales razones de porqué está tan extendida. Como ya hemos dicho, requiere pocos cuidados. Si los pocos que demanda, se le dan, la Kentia te durará muchos años. Es una planta de crecimiento lento. En la ficha hemos leído que necesita una iluminación rica, pero que aguanta la poca iluminación. Con una luz débil la planta crecerá bien, pero con una luz viva, ésta crecerá más fuerte y vigorosa.

Y siguiendo con sus pocas demandas, la Kentia tampoco requiere de demasiada agua. En verano riega alrededor de 2 veces por semana y ya en invierno, de 1 a 2 veces al mes. Y atención con no regar demasiado, acumulándose el agua en el fondo de la maceta, porque eso podría pudrirla. Pulveriza las hojas de la planta, sobre todo en verano. Cuidado con los ambientes demasiado caldeados por calefacción y con las corrientes de aire.


Aviso legal