Cuidados de plantas
Cómo ayudar a florecer a las plantas de interior
Cuidados básicos
Luz de las plantas de interior
Riegos de las plantas de interior
Húmedad de las plantas
Trasplante de plantas de interior
Fertilización de las plantas de interior
Temperatura de las plantas
Período de reposo de las plantas de interior
Problemas frecuentes con las plantas
Plantas medicinales
Plantas medicinales adelgazantes
Plantas medicinales afrodisíacas
Plantas medicinales antidepresivas
Plantas medicinales antiinflamatorias
Plantas medicinales depurativas
Plantas medicinales relajantes
Plantas de interior
Espatifilo
Ficus Benjamina
Kentia
Tronco de Brasil
Tipos de plantas
Tipos de plantas según el tamaño
Tipos de plantas según la reproducción
Plantas vasculares
Plantas no vasculares
Reproducción de las plantas
Reproducción de las plantas con flores
Polinización
Fecundación
Germinación
Reproducción de las plantas sin flores
Bonsáis
Cuidados de bonsáis
Poda de bonsáis
Poda de mantenimiento de bonsáis
Poda estructural de bonsáis
Bonsái Carmona Retusa
Bonsái Olivo
Bonsái Ficus Retusa
Bonsái Ficus Carica
Imágenes de plantas
Fondos de plantas
Fotos de plantas
Dibujos de plantas

Bonsáis Poda estructural de bonsáis


Para este tipo de trabajo hay que utilizar las garras cóncavas. Puedes incluso utilizar un cuchillo de sierra si la rama es verdaderamente gruesa. Las ramas más pequeñas pueden ser cortadas con las tijeras cortas. No te olvides de contar con almáciga cicatrizante y de documentarte previamente si debes adoptar precauciones particulares con tu árbol. Esta poda se practica hacia finales del invierno y afecta a las ramas gruesas y medias.

Durante el verano, nuevas ramas mal colocadas podrán aparecer, disimuladas por la enramada. Una vez caigan las hojas, los defectos se dejarán ver. Procederemos a eliminar toda rama que se encuentre bajo el abrigo de otra, cualquiera que crezca hacia el interior del árbol, o que esté lanzada hacia arriba o en ángulo recto hacia abajo.

Puede también que el ápice (la cima del bonsái) se vea atestada con  nuevas pequeñas ramas. Debes suprimir todas las ramas excedentes. De no hacerlo, el año siguiente el aflujo de savia hacia la cima será aún más fuerte, en detrimento de las ramas bajas que se verán afectadas. Ciertos bonsáis como las azaleas tienden a desarrollarse lateralmente y será a ese nivel que habrá que aliviar las ramificaciones.

Poda estructural de bonsáis. Poda invernal

Para saber dónde cortar debemos fijarnos en el rodete cicatrizal. este se encuentra en la parte inferior de la base de la rama. Es una especie de bultito pequeño. Éste será el encargado de recubrir la herida después del corte. Si lo dañamos al cortar, la cicatrización será más larga y correremos el riesgo de causar una enfermedad a nuestro bonsái. Debemos cortar justo después del rodete cicatrizal, con cuidado de no dañarlo. Si cortamos demasiado lejos de él, la cicatrización será larga y quedará un pedacito de rama que será una puerta de entrada a futuras enfermedades.

La poda estructural es un momento importante en el desarrollo de tu bonsái. Por ello debes estudiarlo bien antes de cortar. Obsérvalo bien y elige la forma idónea. ¿A qué forma se acerca más? ¿Qué forma podría adoptar? Una vez decidida la forma, definirás las ramas principales que definen el esqueleto del árbol. Suprime todo lo que no sigue la forma deseada o todo lo que rompe la armonía.


Aviso legal