Cuidados de plantas
Claves para la correcta compra de los productos de jardinería esenciales
Cómo ayudar a florecer a las plantas de interior
Como convertir un balcón pequeño en un pequeño jardín
Cómo cuidar y realizar el mantenimiento de una motosierra eléctrica
Cómo y cuándo podar un limonero: el mejor método
Consejos básicos para aprender a cuidar un jardín
Consejos para elegir las mejores plantas y árboles para ajardinar la piscina
Consejos para preparar el jardín para la primavera
Cuidados básicos
Luz de las plantas de interior
Pasos a seguir para crear tu propio huerto urbano
Tipos de cultivos hidropónicos
Tips de uso y consejos de instalación de un grifo de riego
Trucos y consejos para cultivar marihuana en exterior
¿Cuáles son las plantas más usadas en la creación de perfumes de mujer?
Riegos de las plantas de interior
Húmedad de las plantas
Trasplante de plantas de interior
Fertilización de las plantas de interior
Temperatura de las plantas
Período de reposo de las plantas de interior
Problemas frecuentes con las plantas
Plantas medicinales
10 hierbas medicinales para la eyaculación precoz
10 plantas medicinales para tratar las varices
5 plantas que se suelen confundir con la Cannabis sativa
Plantas medicinales adelgazantes
Plantas medicinales afrodisíacas
Plantas medicinales antidepresivas
Plantas medicinales antiinflamatorias
Plantas medicinales depurativas
Plantas medicinales relajantes
Plantas para eliminar verrugas
Principales compuestos medicinales del cannabis
Uso del cannabidiol para combatir la ansiedad y el estrés
Plantas de interior
Espatifilo
Ficus Benjamina
Kentia
Tronco de Brasil
Tipos de plantas
Arte floral
Las mejores plantas para decorar una boda
Plantas crasas: tipos y qué cuidados necesitan
Tipos de plantas según el tamaño
Tipos de plantas según la reproducción
Plantas vasculares
Plantas no vasculares
Reproducción de las plantas
Plantas para favorecer la polinización
Reproducción de las plantas con flores
Polinización
Fecundación
Germinación
Reproducción de las plantas sin flores
Bonsáis
Cuidados de bonsáis
Poda de bonsáis
Poda de mantenimiento de bonsáis
Poda estructural de bonsáis
Bonsái Carmona Retusa
Bonsái Olivo
Bonsái Ficus Retusa
Bonsái Ficus Carica
Imágenes de plantas
Fondos de plantas
Fotos de plantas
Dibujos de plantas

Tipos de plantas Plantas crasas: tipos y qué cuidados necesitan


Las plantas crasas son una de las mejores alternativas que podemos escoger para decorar hogares y oficinas, así como también para terrazas y jardines, gracias a su gran resistencia y su coqueta apariencia. A continuación te contamos cuáles son los diferentes tipos de plantas crasas que existen y qué cuidados necesitan, según los expertos.

Plantas crasas: tipos y qué cuidados necesitan

Tipos de crasas

Lo primero que debemos tener en cuenta es que son las crasas. Mucha gente confunde estas plantas con los cactus, pero no son de la misma especie. Las crasas son de la familia de la Crassulaceae y no de la Cactaceae como los cactus. Existen más de 1400 especies y 35 géneros diferentes. La mayor parte de crasas son herbáceas, pero algunas tienen forma de árbol o de arbusto. Su origen se encuentra en África y en el hemisferio norte, en regiones semi áridas o áridas. Almacenan agua en sus hojas carnosas de formas variadas.

Entre los principales tipos de crasas encontramos la Crassula Ovata o árbol de jade, una planta con forma de arbusto que puede alcanzar los dos metros de altura. Muy conocida también es la Dudleya brittoni, que forma una especie de rosetas de hojas de hasta 25 centímetros de diámetro y de color verde claro. También es bastante común encontrar la rodiola, una crasa que llega hasta los 30 centímetros de altura y cuyas hojas tienen forma de espiral. Del mismo modo, las Aeonium son una de las plantas crasas que más se cultivan.

Son plantas que mayormente provienen de Madeira y de las Islas Canarias y crecen formando rosetas de hojas carnosas en tonos verdes y marrones. Además, normalmente desarrollan tallos de hasta 30 centímetros. El Aloe es también otro de los tipos de crasas más conocidos. Dentro del Aloe existen muchas especies diferentes. Pueden alcanzar los 50 centímetros y presentan flores tubulares en tonos rojos y amarillos. Finalmente, algunas de las crasas que más podemos encontrar en hogares y oficinas son del tipo Echeveria. Este tipo de crasas suelen ser pequeñas, con una altura de unos 30 centímetros y tienen tallos que ramifican, con flores pequeñas, carnosas y de colores especialmente vivos.

Cuidados de las crasas

Del mismo modo, para poder mantener las plantas crasas en óptimas condiciones es importante tener en cuenta las recomendaciones que presentamos a continuación. En primer lugar, a nivel de ubicación, es importante tener en cuenta que las crasas deben colocarse en una zona de exposición soleada, aunque algunas especies de crasas es mejor protegerlas del sol en las horas en que pega más fuerte. Del mismo modo, el riego para las crasas debe ser poco frecuente y comprobando siempre la humedad del sustrato.

Si vivimos en zonas en las que se producen heladas habrá que regar muy poco en esta estación. El sustrato de las crasas debe contar con un buen drenaje para poder mantener a estas plantas en las mejores condiciones posibles. Del mismo modo, es importante abonar las crasas en primavera y en verano, usando abonos minerales. Si vamos a plantarlas o transplantarlas, lo mejor es hacerlo en primavera. Si queremos conseguir nuevas crasas, podemos sembrar sus semillas en semillero o sacar esquejes y plantarlos en macetas.

En cuanto a las plagas, aunque son un tipo de plantas muy resistentes, debemos tener cuidado con los caracoles, con los ácaros, con las babosas, con las cochinillas, con los gusanos de suelo, con los roedores y con las orugas. A nivel de enfermedades, se debe vigilar las bacterias y virus y los hongos parásitos. Entre los problemas más frecuentes con los que podemos encontrarnos a la hora de cuidar una planta crasa encontramos el exceso de riego.

Diferencia entre suculentas y crasas

Finalmente, al igual que las crasas y los cactus no pertenecen a la misma familia de plantas, tampoco las crasas y las suculentas son lo mismo. Las suculentas son plantas que se adaptan a tiempos de larga sequía y de calor extremo sin mayores problemas, porque reducen su transpiración y pierden menos agua en estas épocas. Las suculentas pueden por tanto aguantar mucho tiempo sin agua porque además suelen tener tamaños y superficies reducidas. Si quieres encontrar un gran número de crasas y cactus ideales para ubicar en tu hogar, regalar como detalle o simplemente plantar en tu jardín, en https://mirandagreen.es/cactus-y-crasas/ tienes disponibles un gran número de opciones diferentes que se adaptarán a todas tus necesidades. Este tipo de plantas son perfectas para regalar a todas aquellas personas que quieren aportar un toque de vida a sus hogares, o para decorar oficinas, ya que no requieren de muchos cuidados y teniendo en cuenta algunas pequeñas pautas es posible disfrutar de todos los beneficios que la naturaleza puede aportar a nuestra vida con algunas crasas y cactus.

Almacenan agua cuando hay humedad y la guardan en sus hojas, en sus raíces o en sus tallos para evitar contratiempos. Los cactus son por tanto un tipo de planta suculenta especialmente conocida, ya que tienen tallos suculentos, aunque realmente sólo son una de las muchas especies de suculentas que es posible encontrar en el mundo. Del mismo modo, aunque los cactus son las suculentas más conocidas, existen otras especies con estas capacidades como las crasas. Forman parte de las suculentas, pero cuentan con características diferentes para poder almacenar agua.

Por ejemplo, algunas crasas tienen estructuras rígidas que se entrelazan entre ellas formando rosetas, otras cuentan con hojas simplificadas o engrosadas y otras tienen vello reflectante de colores claros. Entre las crasas podemos encontrar muchas familias diferentes como las Crassulaceae o las Agavaceae. En conclusión, en general el grupo o familia de las plantas suculentas consigue adaptarse de manera eficiente a su entorno cambiante para poder sobrevivir, y es por este motivo que tanto crasas como cactus y todas las suculentas en general son plantas sencillas de cuidar que pueden adaptarse a todo tipo de espacios y hábitats.


 

Aviso legal